¡Valencia En Fallas!

Si no te apetece leer, ESCUCHA

Si viajar es una de mis grandes pasiones, tengo que confesar que hay una que ocupa gran parte de mi corazón y de mi vida: la fiesta de las Fallas de Valencia . Desde que era una niña mi familia ha estado involucrada en la fiesta a tope y yo he vivido las fallas como algo diferente a solo unos días en el mes de marzo, sino como casi una forma de vida.

Las asociaciones que organizan la fiesta cuentan con un local donde a lo largo de todo el año se desarrollan diferentes actividades culturales y festivas. Desde obras de teatro con grandes decorados, exposiciones y monográficos hasta celebraciones de fiestas como Halloween, hogueras de San Juan o navidad. Es cierto que las fallas son en marzo, pero en los casales (que es como se le llama al local) puedes encontrar actividad los 365 días del año.

Son las fallas las que pagan los monumentos falleros, con sus cuotas, sus rifas y sus patrocinadores. Esto que a mucha gente le parece una locura, gastarse tanto dinero para después quemarlos, tiene su origen en el siglo XIX. Para celebrar la fiesta de San José, los niños recogían trastos viejos de las casas que se quemaban en una hoguera. Posteriormente, comenzaron a realizarse críticas en esas pilas de objetos sin valor, que poco a poco fueron cogiendo forma y empezó a elaborarse el llibret, una especie de cuadernito donde se explicaba la crítica de ese monumento. Y poco después, la elaboración empezó a profesionalizarse y surgió un nuevo oficio del que hoy en día viven muchas familias en Valencia: el de artista fallero.

En realidad, las Fallas conocidas para el turista son las de la capital, pero tenemos que decir que se celebran en muchas localidades alrededor de la ciudad. Hay tantas fallas en pueblos como en Valencia. Pero hay que admitir que la grandiosidad de los elementos en la capital está muy por encima.

Vamos a presentaros aquí los imprescindibles de vuestra visita a Valencia en época de fallas.

  • Ver una mascletà

undefined

Desde el día 1 hasta el 19 de marzo se celebra todos los días en la Plaza del Ayuntamiento a las 14:00 horas la mascletà oficial, un espectáculo de pólvora que todo el mundo debe ver aunque sea una vez.

Aquí se congrega una grandísima cantidad de gente. Además, en los úlimos años, el perímetro de seguridad ha aumentado muchísimo, por lo que ha disminuido el espacio para espectadores dentro de la plaza, así que las calles colindantes están llenas de gente.

Aunque tiene una duración de entre 5 y 10 minutos, si quieres estar cerca del lugar de disparo de la pólvora tienes que llegar con bastante antelación. Hay bastante gente que llega sobre las 12 para coger sitio. Y os recomiendo que vayáis preparados como mínimo con agua y algo con azúcar, porque hay días que hace bastante calor y la gente sufre alguna lipotimia.

En los días grandes de la fiesta también hay comisiones falleras que tiran mascletás pagadas por ellos, sobre todo el día 19. Suelen comenzar un rato después de la mascletà del Ayuntamiento.

  • Visitar los principales monumentos falleros

En la Plaza del Ayuntamiento nos encontramos con la Falla Municipal. Es la que se sufraga con una partida de presupuesto del Ayuntamiento de Valencia.

Las fallas se organizan para el concurso en secciones según presupuesto, puesto que sería imposible hacer que un jurado valorara un número muy grande de ellas. La máxima es la Sección Especial y luego las secciones se organizan según número ordinal. Las fallas de Especial ascienden a presupuestos desde los 100.000€ hasta los 250.000€ aproximadamente en la actualidad, pero hay que decir que en la década de los 2000 los monumentos tenían precios todavía más elevados, llegando a costar la falla de la comisión Nou Campanar en 2008 la cantidad de 900.000€.

En los alrededores tenemos también varias fallas de sección especial (Plaza del Pilar, Convento Jerusalén, Almirante Cadarso – Conde Altea. Os recomendamos que también visitéis el barrio de Ruzafa (Sueca – Literato Azorín y Cuba – Literato Azorín, la falla de l’Antiga de Campanar, cerca del Nuevo Mestalla, y las cercanas al antiguo cauce del Río Turia, la Falla Exposición y la Falla Na Jordana.

Pero, a pesar de la espectacularidad de estas fallas, os recomendamos que paseéis por la ciudad y disfrutéis también de las pequeñas fallas que hay en cada barrio. Es imposible verlas todas, ya que son casi 400, pero seguro que encontraréis encanto en muchas de sus escenas. No por tener un menor presupuesto, han estado menos cuidadas en sus acabados y en sus críticas.

  • Disfrutar de la música

A lo largo de los días grandes de la fiesta, diferentes marcas y emisoras de radio esponsorizan diferentes conciertos. Se anuncian con bastante tiempo y suelen ser artistas de renombre. Se suelen celebrar en los jardines de Viveros.

Pero no es la única música en directo de la que podemos disfrutar, porque todos los desfiles y pasacalles de las comisiones se acompañan de bandas de música o grupos de tabalet i dolçaina (instrumentos típicos valencianos). Suelen tocar repertorios muy concretos: pasodobles como Valencia, Paquito el Chocolatero, Amparito Roca o canciones típicas valencianas como La Manta al Coll o El tio Pep se’n va al Muro.

Valencia se llena desde los primeros días de marzo de un gran número de buñolerías o churrerías, como más os guste llamarlas, puesto que se ofrecen ambos productos. Están prácticamente abiertas todo el día, y aunque los valencianos solemos comerlos como desayuno, cualquier hora es buena para una degustación. Se comen habitualmente mojándose en el chocolate caliente, pero también con azúcar.

Los buñuelos, que es lo más típico, suelen ser de calabaza o de higo, y se suelen vender por docenas o medias docenas.

  • Visitar las calles iluminadas

La iluminación de la ciudad para las fiestas es espectacular en cada esquina pero las fallas que entran en concurso son super. Cabe destacar el barrio de Ruzafa, en el que hay varias comisiones que participan y también la Falla Malvarrosa, muy cerquita de la playa, que además también plantan su monumento en sección especial.

  • Disfrutar en una verbena

A lo largo de fallas e incluso el fin de semana anterior en algunos casos, puedes encontrar verbenas en muchísimas calles. Esas discomóviles, orquestas o cualquier tipo de actuación están organizadas y pagadas por las comisiones y son de acceso libre para cualquiera que quiera participar de la fiesta. ¡Apuntaros!

  • Ver la Nit del Foc

La pólvora es imprescindible en la fiesta y podemos encontrar varios espectáculos además de la mascletá. Uno de los eventos más populares es la llamada Nit del Foc, que en castellano se traduciría como Noche del Fuego. Es un castillo de fuegos artificiales que se dispara en el antiguo Cauce del Río Turia la noche del 18 al 19 de marzo a las 1:30 horas. Dura 20 minutos aproximadamente y dispara la mayor cantidad de pólvora de las fiestas falleras.

Se ve desde bastante distancia pero congrega a tanta gente que os recomendamos cojáis sitio un buen rato antes.

  • Tirar petardos

Durante los días de fallas, niños y mayores disfrutan tirando todo tipo de petardos. Estos días hay tiendas de pirotecnia en todos los barrios y se puede conseguir una gran variedad.

Os recomendamos mucha prudencia, aquí en Valencia hay gente que, como tiene mucha experiencia con la pólvora, no tiene ningún miedo a los artefactos pirotécnicos. Los lanzan sin fijarse si pasa alguien y pueden darte algún susto. Lo mismo os digo si los lanzáis vosotros, mucho cuidado.

Los días 17 y 18 de marzo, desde las 15:30 horas, miles de valencianos desfilan hacia la Plaza de la Virgen para hacer la ofrenda a la que se conoce cariñosamente como la Geperudeta. En una suma de fe y tradición la que hace que las comisiones falleras caminen hacia la Virgen para hacer su ofrenda floral.

Es un acto muy largo que es casi imposible de ver completo, pero merece la pena dedicarle un ratito para ver la indumentaria valenciana, las bandas de música y todo el ambiente que rodea a la Ofrenda. Las mejores calles para verla son la Calle San Vicente (en el tramo próximo a la plaza del Ayuntamiento) y la Calle de la Paz.

  • Presenciar la Cremà de una falla

undefined

El final de la fiesta está escrito. El monumento debe arder hasta convertirse en polvo. Y, aunque suene un poco cursi, la fiesta renace de sus cenizas cada noche del 19 de marzo. El día 20 ya comienzan a organizarse las fallas del año siguiente.

Las cremás infantiles suelen ser sobre las 22 horas, mientras que las mayores comienzan sobre las 24:00 horas prolongándose a lo largo de toda la noche, puesto que es precisa la presencia de los bomberos en la mayoría de ellas y no pueden llegar a todas. Antes de prender la falla se suele lanzar un pequeño castillo de fuegos artificiales.

Si os animáis a visitar las Fallas de Valencia, os recomendamos lo siguiente:

  • Conseguir vuestros vuelos en Skyscanner
  • Buscar vuestro alojamiento ideal en Booking
  • Reservar un coche de alquiler en Autoeurope
  • Contrata el seguro de viaje que mejor se adapte a tí con Iati Seguros
  • Si quieres comprar entradas o reservar tours, hazlo con Musement

Algunas recomendaciones para vuestra aventura en las fallas de Valencia:

  • Reservar tu estancia con antelación, puesto que la ciudad se llena a tope
  • Llevar ropa por capas y calzado cómodo
  • Controlar vuestra cartera y objetos de valor
  • Moveros caminando y utilizando el metro

Os esperamos para celebrar la mejor fiesta del mundo: ¡las Fallas!