París Con Niños

Si no te apetece leer, ESCUCHA

Cuando llegó el momento en que nuestros hijos se hicieron lo suficientemente mayores para soportar un viaje largo, también lo fue el de dejarles cumplir un sueño: visitar Disneyland París. Pero si hacíamos el viaje a la capital gala no podíamos perder la oportunidad de ver la ciudad, de disfrutar de todo lo que nos brinda una de los lugares más visitados del mundo. Aquí os dejo algunas ideas que espero que os puedan ser de utilidad.

Transporte

Los niños pagan su billete de vuelo con derecho a asiento a partir de los dos años, pero también tienen el derecho a llevar en la mayoría de compañías el mismo equipaje que los adultos y aparte dos bultos de artículos para ellos, por ejemplo, el carrito o la silla o elevador del coche. Nosotros llevábamos ambas, porque alquilamos coche para desplazarnos a Disney y necesitábamos elevador y suponíamos que las grandes caminatas harían necesarias el carrito para una niña de 5 años. Pero para mi sorpresa, Alexia, que suele ser bastante cómoda, se portó genial y caminó muchísimo sin protestar. Y es que el carro, como os explicaré más adelante, solo lo utilizamos en Disney.

La mejor forma de desplazarse en París es utilizando la amplia red de metro y trenes RER (tipo cercanías). Los niños pagan el 50% de la tarifa de adulto en los billetes sueltos. Si eliges algún abono, como la Paris Visite, también tiene el 50% (aunque esta tarjeta no siempre sale rentable) pero la tarjeta Navigo, que es más económica y puede resultar más interesante, no tiene tarifa infantil. Aunque para los niños hubiera sido más económico el comprar billetes sueltos, acabé adquiriendo la Navigo para ellos también por no estar pendiente de estar comprando.

¿Qué nos ocurrió? Pues que tuvimos la mala suerte de encontrarnos con obras en muchas líneas de metro y acabamos cogiendo autobuses que iban a reventar. Además, cuando podíamos coger el metro no había acceso adaptado en prácticamente ninguna estación, todo escaleras y casi ninguna mecánica y mucho menos ascensor. Fue algo que me sorprendió negativamente de esta ciudad. Así que el carro se quedó prácticamente todos los días en el hotel.

Alojamiento

Lo primero que pensamos fue en algo tipo apartamento, para la comodidad de la familia y también pensando en ahorrar unos eurillos, pero leímos en algunos foros sobre la cadena Novotel para familias, que en París tiene una buena cantidad de hoteles repartidos por toda la ciudad. En todos estos establecimientos los niños(menores de 16 años) se alojan gratis, desayuno incluido. Nosotros elegimos el Novotel Suites Issy Les Molineaux y fue todo un acierto, puesto que la habitación era muy amplia y con todo lujo de detalles: baño enorme con ducha y bañera, TV plana de gran tamaño, mesa elevable y una pequeña micrococina, con microondas, cafetera y un pequeño fregadero. Los niños dormían en un sofá cama que era muy cómodo. Otro punto positivo fue el pequeño supermercado que había en la recepción del hotel y que nos salvó en un par de ocasiones para cenas y desayunos.

La ubicación del hotel también era muy buena, sin estar en el centro se puede llegar a él en 15 minutos, puesto que cuenta con una parada de RER y de tranvía justo en la puerta, además de varias líneas de autobús de paso frecuente. El precio fue de 378 € para cuatro noches.

Lugares y actividades

Aquí van algunas ideas para poder hacer con niños en esta fantástica ciudad. Aimar y Alexia realmente la disfrutaron muchísimo.

La reina de la ciudad es sin duda la Torre Eiffel. A los niños les apasiona este monumento tan famoso. Le hicimos mil fotos, tanto de día como de noche. Eso sí, llegó la hora de subir y después de tener compradas las entradas con reserva anticipada en la web oficial (que te evitan una buena cola) dijeron que les daba miedo subir.

Un buen mirador de la Torre del que los niños disfrutaron mucho fue un barco en el río Sena con un recorrido de unos 60 minutos. Durante el trayecto podían escuchar la explicación, aunque se cansaban y paseaban de un lado a otro. Nosotros compramos las entradas en esta web, combinadas con el autobús desde el aeropuerto de Beauvais. También podríamos haber elegido la opción del Batobus, un barco que funciona como un autobús de línea y del que se puede comprar el billete para uno o dos días.

El barrio de Montmartre es un lugar para callejear con ellos, viendo todo lo que ofrecen sus tiendecitas y puestos de comida. Disfrutar de algo tan típico en París como los crêpes puede ser fascinante para ellos, Aimar probó uno con chocolate y luego solo quería repetir. Las escaleras que suben a la basílica están llenas de gente y tienen juegos para los niños, así como un tiovivo.

Si les gusta la serie de dibujos Ladybug podéis aprovechar porque en ella aparecen numerosos lugares de París. Alexia disfrutó de algunos lugares como el Ayuntamiento porque aparece varias veces en la serie. Este edificio se encuentra muy cerquita de la fuente Stravinsky, muy curiosa porque tiene movimiento y es muy llamativa (aunque nosotros no la pudimos disfrutar porque llovía bastante) y del centro Pompidou, un conocidísimo museo de arte moderno que tiene actividades diseñadas para niños. Como teníamos la entrada reservada con hora para la Torre Eiffel no entramos, pero mucha gente lo recomienda.

Hablando de museos, París cuenta con el museo más famoso del mundo, el museo del Louvre. Es muy recomendable reservar las entradas, nosotros no lo hicimos y estuvimos más de una hora en la cola para pasar el control de seguridad, porque están diferenciados. Lo puedes hacer aquí. Si antes de viajar los niños conocen algunas de las obras más famosas del museo, nos facilitará mucho la tarea. A Aimar por ejemplo, le llama mucho la atención el antiguo Egipto, así que vimos esta parte. Es imposible ver el museo entero, hay que seleccionar las obras a ver. Está distribuido por alas que no están comunicadas entre sí, hay que volver a la entrada para acceder a otra. Una ayuda para los niños puede ser una consola Nintendo que alquilan a modo de guía infantil. Nosotros no la cogimos pero hablan bastante bien de ella.

Un apartado concreto necesita el tema de la Mona Lisa. Es tal la obsesión de la gente con ese cuadro que la cola llegaba hasta el hall, a pesar de estar en un piso alto y de tener que cruzar inmumerables pasillos. Mis hijos tenían mucha ilusión pero se les fue pasando con la cola de 45 minutos que tuvimos que hacer. Además, la tienen como si fuera un cantante firmando discos, corren el cordón para que puedas pasar durante 30 o 40 segundos en los que toda la gente se amontona para hacer una foto. Fue horrible, Alexia estaba asustada y Aimar salió diciendo que no entendía todo ese jaleo para ver ese cuadro. Es posible que a primera hora este menos saturado, pero yo si volviera al Louvre, me saltaría la Gioconda.

Eso sí, no os marchéis de allí sin haceros la foto tocando la punta de la pirámide. Seguro que les encanta.

En nuestros planes estaba también la visita al museo de Orsay, pero no nos dió tiempo. Hablan muy bien de él, tanto por el edificio como por las obras que están allí. Una excusa más para volver a París.

También nos quedamos sin ver la catedral de Notre Damme más que desde lejos. Desde el incendio que afectó al edificio el 15 de abril de 2019 no se puede acceder a la zona. Habría sido una visita genial para los niños.

Si tenéis niños más mayores y que sean fans del deporte, París cuenta con lugares conocidos mundialmente en este aspecto. Fuimos a intentar ver Roland Garros, pero estaba cerrado por reformas. De todas maneras nos vino casi de paso porque está muy cerquita del estadio de fútbol Parque de los Prínicipes, feudo del París Saint Germain. La entrada del tour es bastante cara, es para verdaderos futboleros. Si no lo sois justo al lado están los jardines botánicos Serres d’Auteil, un lugar precioso con gran variedad de plantas de todos los continentes, con varios invernaderos. Uno incluye hasta una pista de tenis de Roland Garros.

Bueno y solo me falta hablar del rey de las visitas con niños en esta ciudad, Disneyland Paris. Pero eso lo dejamos para otro post, que bien se merece uno completo.

Para organizar vuestro viaje a París, os recomendamos:

*Reservar vuestro vuelo con Skyscanner

*Contratar vuestro seguro de viaje con Iati.

*Elegir vuestro hotel en Booking

*Si queréis alquilar un coche para ver los alrededores o ir a Disney, hacedlo con Autoeurope

*Si quieres comprar entradas o reservar tours, hazlo con Musement

*Si queréis visitar Disneyland Paris, compra tus entradas en la web oficial.

Espero que estas ideas os sirvan de ayuda. También os agradecería si me dieráis alguna más, ya que es posible que volvamos pronto para ver algunas cosas que se quedaron en el tintero.

¿Os apuntáis?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s